¿Cómo aislar el calor en tu casa en verano?

Llega el verano y consigo el calor. Por eso, en casa todos queremos estar más frescos y que no entre el bochorno de la calle. Aquí os dejamos unas ideas para evitarlo. 

1-Aislamiento en ventanas y puertas 

Las ventanas y puertas son el principal punto de pérdida energética en cualquier edificación. Para las ventanas una idea es que las escojas con doble o triple acristalamiento. Otra opción es instalar cristales especiales de baja transmisión térmica y bajo factor solar.  

Y para las puertas lo principal es que elijas una gruesa y con propiedades aislantes por su diseño o materiales. Pero además, deberías comprar e instalar un burlete o escobilla para la parte inferior. Así evitarás estas entradas de calor y, de paso, también la entrada de polvo de la calle. 

2-Aislamiento de techos, paredes y suelos 

Esto puede reducir un 45% en tu gasto energético para mantener fría tu casa en verano.   

Para los suelos, uno seco con aislamiento térmico u otros sobreelevados con cámara aislante en medio son una gran solución. El parquet, por otro lado, ofrece un aislamiento estupendo para el verano y el invierno. 

En cuanto al techo y las paredes, tienes desde las opciones más económicas, como utilizar pinturas aislantes a tabiques ventilados. 

3-Utiliza luces LED 

Lo hemos dicho mil veces, ¡hay que pasarse al LED! No desprende apenas calor, al revés que las bombillas incandescentes o halógenas, que producen mucho. Instalar luces LED es la manera más “fría” de iluminar, lo que los hace especialmente ideales para combatir el calor del verano. 

4-Integra naturaleza en tu casa 

Un excelente remedio contra el calor es poner plantas en tu casa. Esto funciona por dos motivos. En primer lugar, regar tus plantas es la mejor manera de refrescar la zona de alrededor porque cuando el agua se evapora rebaja la temperatura del ambiente. En segundo lugar, las hojas absorben fotones de los rayos de sol, creando a su alrededor una especie de “capa” algo más fresca. 

5- Ventila por las mañanas y noches 

Ventilar por las mañanas y por las noches cuando las temperaturas son más bajas, ayuda a mantener la casa un poco más fresca. También es recomendable ventilar durante el día, generando corrientes abriendo dos ventanas opuestas al mismo tiempo.  

Si estás pensando en reformar tu casa, ¡no dudes en consultarnos! En Zaragoza cuentas con Reformas Romar, ofrecemos nuestra experiencia y te asesoraremos para que hagas la mejor elección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.