Te contamos los pros y contras de los inodoros suspendidos

Los inodoros suspendidos se han convertido en una tendencia que has de tener en cuenta a la hora de acondicionar los cuartos de baño, ya sea mediante obra nueva o reformas, que son los casos que nos ocupan en este texto.

A continuación, te contaremos las ventajas y los inconvenientes de optar por este tipo de inodoros. Toma nota de sus prestaciones.

Los beneficios y las desventajas de los sanitarios suspendidos

Lo primero que vamos a confirmarte es que los sanitarios suspendidos están de moda. Ten en cuenta que los cuartos de baño son unas estancias que, en la línea del gusto por el interiorismo que se está consolidando entre la población, se han revalorizado enormemente. Los inodoros, por su parte, eran unos elementos esenciales de su distribución. Por eso, la creciente importancia que están acaparando estos cuartos hace que valoremos mucho por qué inodoro nos decantamos.

Conocemos, desde hace muchos años, los inodoros que están pegados a una cisterna trasera y se alzan sobre una estructura que empieza en el suelo. Han resultado muy efectivos, pero, hoy en día, las tendencias de decoración de interiores apuestan por otros formatos. Y es que los antiguos inodoros tienen algo de armatoste que no acaba de cuadrar con los nuevos estilos de interiores.

Por lo tanto, los sanitarios suspendidos (tanto los inodoros como los bidets) suponen una renovación que encaja con las tendencias de moda. Sobre todo, por el hecho de que aportan una mayor ligereza visual, puesto que su cisterna se encuentra integrada en el tabique trasero. Por consiguiente, al no ser visible, da una mayor impresión de espacio en el cuarto de baño.

Además, que el inodoro esté suspendido queda muy moderno y posibilita plasmar en su geometría formas más esbeltas, curvadas y originales. Siempre, por otro lado, que no se salgan de la línea de sobriedad y robustez que se está imponiendo entre los gustos populares, cada vez más refinados. Las líneas blancas clásicas, en algunos formatos innovadores y compactos, se reflejan a la perfección en este equipamiento fundamental de la casa.

Por otra parte, estos inodoros aúnan funcionalidad y estética. Sin duda, vas a requerir que un espacio de la casa en el que vas a pasar tanto tiempo sea cómodo. Y, por ejemplo, aparte de para sentarte en él, lo va a ser a la hora de la limpieza, puesto que no vas a tener que agacharte tanto para dejarlo en perfecto estado de revista. Aparte, este formato y sus proporciones van a permitir que puedas acceder de un modo más sencillo a algunas zonas que antes permanecían relativamente ocultas y resultaban más difíciles de limpiar.

La instalación de los inodoros en la reforma de un baño en Zaragoza

Igual que te comentábamos que los inodoros y bidets suspendidos no ocupaban tanto espacio en el cuarto de baño, has de considerar que la ocultación de la cisterna va a requerir que dispongas del margen suficiente en el tabique sobre el que habrán de colgar estos elementos. Lo mismo te podemos sugerir sobre los herrajes de sujeción.

Por consiguiente, te hace falta una obra como la que te puede garantizar una reforma del baño en Zaragoza realizada por Romar Reformas. Lo que te puede parecer un inconveniente, por el hecho de tener que meterte en una obra, se va a convertir en una oportunidad de reformular los espacios de tu casa o negocio de la mano de los mejores profesionales y materiales. Nuestros trabajadores, por su parte, podrán hacerse cargo también de las instalaciones de las canalizaciones y los posibles ajustes de mantenimiento que haya que realizar.

En definitiva, los inodoros suspendidos aligeran los espacios de los cuartos de baño sin perder funcionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.